Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Masaje, besos, juego y ¡A DISFRUTAR!

Toda pareja tiene momentos de intimidad y buscan que cada encuentro sea placentero para ambos. La meta es la compenetración y el máximo disfrute, para esto son necesarios ciertos pasos, aunque cada uno de ellos puede representar un momento de placer, que conducen al momento final.

Muchos expertos explican que el preludio es una parte de elevada importancia, pues es donde ambos empiezan a entrar en calor. Es ideal comenzar con algún masaje que impregne del máximo erotismo. Lo mejor es hacerlo de forma suave en todo el cuerpo y posteriormente en las zonas erógenas. Ya sea con las palmas de las manos o las yemas y aumentando de a poco la intensidad.

masaje-de-pareja

Se pueden emplear lociones o aceites. Además, estos masajes ayudan a liberar las tensiones, tienen efecto relajante y alivian los músculos. Preparando el cuerpo para la dosis de erotismo posterior. Seguidamente, se procede a los besos, este es un clásico, tanto en los labios como en el resto del cuerpo. Comenzando con suavidad y aumentando la velocidad e intensidad de a poco.

También las caricias en todo el cuerpo, especialmente en el cuello y en los muslos. En el caso específico de las mujeres se recomienda en los pechos y respecto a los hombres en su espalda, recorriendo la columna vertebral de arriba hacia abajo. Incluso, se considera que se puede acariciar con la lengua o el con el roce de los cuerpos.

Luego, es momento de algún juego erótico, como por ejemplo el que vimos en el artículo anterior de mesa llamado PASSION PLAY de FEMARVI. Existe una gran variedad, aunque uno de los predilectos es acompañado de comida. Puede ser alguna especie de sirope, crema o frutas y la forma de consumirla es poniéndola sobre el cuerpo de la pareja, en las áreas erógenas y tomarlas directamente de allí. Esto inmediatamente activará al otro y hará que se eleve su temperatura.

En la variedad está el gusto

Otra variación de este juego es poner un dulce en la boca, como por ejemplo una onza de chocolate y ofrecérsela a tu pareja. Allí se inicia un juego donde se intercambian el dulce hasta comerlo por completo, explorando totalmente los labios y la boca. En esta parte son válidos algunos suaves y delicados mordiscos, sin lastimar la piel.

dulce-en-la-boca

A partir de allí los ánimos se han elevado y ambos se encuentran en la mejor parte, así que su instinto les llevará al acto sexual explícito. En este punto, es importante que se adopte una posición cómoda para ambos. Al mismo tiempo, es muy aconsejable probar con diferentes posturas y explorar las que mejor les funcione y con la que alcancen el mayor placer.

Aquí también es preciso señalar, que durante el coito el movimiento toma gran importancia y es generalmente el hombre quien tiene la mayor parte. En consecuencia, es muy conveniente que la mujer también ejerza el movimiento oscilatorio, ya que ambos sentirán en un grado más alto y de mejor manera.

El disfrute mientras se hace el amor es cuestión de cada pareja en particular. Influyen los gustos y preferencias de cada uno. La clave es la comunicación entre ambos para determinar qué le gusta al otro y en esta medida complacerse mutuamente. Igualmente, es muy importante la innovación y la práctica de nuevos juegos y acciones que mantengan el erotismo vivo.

Comentarios

Deja un comentario

Protected by WP Anti Spam